MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

martes, 10 de diciembre de 2019

CELEBRACIÓN, CONFIANZA Y ESPERANZA

Hoy, en Argentina, es un día de celebración porque vamos a presenciar la transferencia de un Gobierno a otro, en concordia, tranquilidad y calma, como corresponde a un país democrático y soberano. La Democracia dispone que la autoridad y el poder los posee y ejerce el pueblo, a través del voto, y eso es lo que festejamos, el hecho de elegir a nuestros representantes en libertad, igualdad, justicia, inclusión, soberanía y participación. En mi parecer, se va el peor gobierno que hemos tenido, por medio del sistema democrático, que no solo incumplió todo lo que prometió, sino que agravó la realidad social y económica a los peores niveles históricos. Macri y su equipo de empresarios, que hicieron de políticos durante cuatro años, acrecentaron la desigualdad, incrementaron la pobreza y la indigencia, nos endeudaron de forma irresponsable y profundizaron la grieta, estigmatizando a todos los que no coincidimos con sus ideas neoliberales, generando confrontación y odio, en pos de sacar sus propios beneficios, sin importarles las consecuencias. El gobierno que llega con Alberto y Cristina Fernández, tiene una difícil tarea por delante y un compromiso engorroso de estabilizar el desastre generalizado que recibe, pero cuenta con la confianza y esperanza de todos los que lo apoyamos ilusionados, creyendo, una vez más, en un país más justo, más independiente, más solidario y más íntegro, que intente equiparar la enorme disparidad colectiva en favor de los que menos posibilidades tienen de prosperar económicamente, que ofrezca mayores oportunidades de desarrollo, fomentando el trabajo nacional y apoyando la propia industria, que procure una vida de menos opresión y mayor calidad, que impulse la educación y la salud como temas de Estado, que defienda nuestros derechos ciudadanos, que fortalezca la seguridad, que priorice la dignidad de los trabajadores y prevalezca la soberanía territorial y la libertad de expresión. Y aunque exista un porcentaje de la ciudadanía que pareciera estar en contra de todo lo que menciono, incentivando el enfrentamiento irracional y la hostilidad insensata, conmemoremos la Democracia con optimismo, fe y decisión de alcanzar, de una vez por todas, un país mejor para todo@s.

viernes, 8 de noviembre de 2019

IDENTIFICACIÓN

Estoy en un momento de mi vida donde quiero tener alrededor mío solo a las personas que me aceptan como soy, sin hipocresías, por eso vuelco mi sentir, abiertamente, sin filtros, para que a aquellos a los que no les va mi forma de ser, tomen con total libertad su decisión de admitirme o no. Me identifico con aquellos que tienen sensibilidad comunitaria, solidaridad por el prójimo, por eso pienso que, le guste a quien le guste y lo rechace quien lo rechace, las bases del peronismo siempre le brindaron a la sociedad mejores posibilidades de vida que cualquier otro signo político. Le proporciona a la gente, un país más justo, más independiente, más íntegro. Intenta equiparar la enorme desigualdad colectiva en favor de los que menos posibilidades tienen de prosperar económicamente. Ofrece mayores oportunidades de desarrollo. Fomenta el trabajo nacional y apoya la propia industria. Procura una vida de menos opresión y mayor calidad. Propone soberanía territorial y libertad de expresión. Impulsa la educación y la salud como temas de Estado. Defiende nuestros derechos ciudadanos. Y prioriza la dignidad de los trabajadores. Por eso soy peronista y sostengo sus fundamentos sociales. Por eso esta foto a mis once años de edad, junto a mi viejo y Leonardo Favio, porque por ellos tengo estas prioridades en la vida. ¡Todo lo demás, (corrupciones, vicios, deslealtades, carencias, impurezas, diferencias, oportunistas, traiciones, desaciertos, deficiencias, etc) es harina de otro costal.

jueves, 7 de noviembre de 2019

NO PUEDEN O NO QUIEREN...

Indudablemente, los que apoyan la política absolutista e insensible del Gobierno de Macri, no pueden, o no quieren, dejar de lado las antipatías, los rencores y desprecios que sienten y expresan por los dirigentes y votantes que no coinciden con sus pensamientos, y eso les debe perturbar el discernimiento, no sé, no lo alcanzo a entender… El Gobierno que se va fue hipócrita, indecoroso, cínico, mezquino y rapaz. Los que no lo votamos, no deberíamos haber sufrido sus decisiones engañosas y desatinadas. Sé que es una hipótesis absurda y disparatada, pero hubiese sido lo más ecuánime. Los que se dedican a odiar, allá ellos; yo, intento ir por el lado de la tolerancia, la comprensión y la reflexión; Y también, por el margen de la libre manifestación, un atributo supremo que, por suerte, la Democracia nos permite ejercer.

sábado, 2 de noviembre de 2019

UTOPÍA

Ser testigo cotidiano de los distintos ataques de un lado y tenaces defensas del otro, y viceversa, en cuanto a política se refiere, me llevan a pensar que sería muy bueno para Argentina que aquellos que se encuentran plenos, felices y rebosantes de alegría con el Gobierno de Macri, continúen con sus métodos, leyes y políticas neoliberales, y todos los que no compartimos sus decisiones y disciplinas, estemos gobernados por Alberto Fernández. Así no habría más confrontaciones, peleas, ni enfrentamientos y todos estaríamos conformes. A medida que el tiempo transcurra, veríamos a quiénes les va mejor y quiénes son más dichosos. Dos países. Dos conceptos. Dos realidades. Sería una novedosa forma de solucionar el problema y terminar con la famosa e insoportable "Grieta" que genera odio, rencor, nos circunda desde hace años y tanto gustan alimentar, día tras día, los miserables de siempre. Cada cual con su pensamiento e ideología y tema solucionado. Una utópica propuesta que, si se llevara a cabo, demostraría, en concreto, que la única verdad, realmente, es la realidad que cada uno vive.

viernes, 1 de noviembre de 2019

¡VIVA LA LIBERTAD! ¡VIVA LA DEMOCRACIA!

La decisión de un artista, como la de una enfermera o un gerente de empresa que se expresa abiertamente en favor de sus ideas y pensamientos, forma parte de la necesidad propia por compartir sus sentimientos, libremente. El riesgo que se corre es que muchos “críticos juzgadores” y/o “expertos denostadores” y/o “cerrados fundamentalistas”, sentencien y estigmaticen esa exteriorización con provocaciones y agresiones. Mi único interés es traslucir lo que pienso y siento de manera libre y soberana, con un genuino y profundo deseo de tener un país con posibilidades para tod@s, equitativo, igualitario y solidario. Nada más y nada menos que eso. Punto. ¡Viva la Libertad! ¡Viva la Democracia!

miércoles, 30 de octubre de 2019

DESPUÉS DE CASI CUATRO AÑOS...


Después de casi cuatro años, los que siguen justificando al gobierno de Macri, deberían asumir, ellos, todos los aumentos colosales que viene imponiendo desde que lo eligieron. Tendrían que consentir que sus hijos no vayan a las escuelas rurales que Vidal ordenó cerrar, no acceder a las universidades que, según la gobernadora, no son para pobres o no asistir más a los colegios nocturnos que el intendente de Bs.As., Rodríguez Larreta, decidió ultimar y después, en un acto de arrepentimiento casi obligado, desistió de hacerlo. Deberían pagar el 3.000% de incremento de la luz, el 1.340% de gas y casi 1.000% de agua que impusieron en todo su mandato. Merecerían seguir esperando todas las promesas incumplidas que prometió su referente para llegar a ser Presidente y que con el voto de los que le creyeron, se sigue defecando en ellos, que lo apoyaron, (y también en los que no lo hicimos), mintiendo descaradamente y pidiéndoles que “se sigan esforzando”, mientras él y todo su staff de ministros tienen su dinero afuera del país. Según sus palabras, los trabajadores no iban a pagar más impuesto a las ganancias. Se había comprometido a construir 3.000 jardines de infantes. Iba a lograr una Argentina con Pobreza Cero. Iba a lanzar el plan de infraestructura más importante de la historia para bajar la inflación a un dígito. Iba a generar una revolución en la calidad educativa. Iba a mejorar la vida de los jubilados. Iba a crear trabajo cuidando el que ya había… Hizo todo lo contrario, TODO, aniquilando a las pequeñas empresas y pulverizando a la industria nacional. Iba, iba, iba… Y así, 14 juramentos más que aseguró en el famoso debate previo a las elecciones de 2015, que nunca consumó, ni siquiera de lejos. Y, en campaña, les pidió que le crean de verdad, que no les iba a volver a mentir. En fin… Desconozco los términos legales y las correctas denominaciones correspondientes del caso, pero mi sentido común indica que lo perpetrado por él y su “mejor equipo de los últimos 50 años”, lo que cometieron, sería algo así como un Fraude Electoral, sin entrar en otros detalles mucho más sensibles a la sociedad como derechos, salud, educación y seguridad. Hoy, tenemos las consecuencias nefastas de todas sus mentiras, una deuda ultra multimillonaria en dólares, que, irresponsablemente, adquirió, y que seguiremos pagando muchas generaciones de argentinos por el resto de nuestros días. Estoy cansado del odio que generan, a diario, desde el Gobierno, desde sus medios periodísticos y, regularmente, replican sus seguidores por las redes sociales; estoy harto del resentimiento que evidencian y de la negación sistemática de este desastre en el que estamos inmersos. En mi opinión, es el peor Gobierno de la Democracia argentina en toda nuestra historia. Los medios y periodistas cómplices, podrán negarlo, encubrirlo o disfrazarlo, pero no podrán ocultarlo. Los que quieran insultar, ofender y agraviar, seguirán con sus fobias, allá ellos, pero no van a revertir la trágica realidad que avalaron con su voto, y que, en definitiva, es la única e incontrastable verdad. La única herramienta que tenemos los ciudadanos de expresarnos en nuestro parecer, es el voto. Y votamos, nos manifestamos, cada uno desde sus convicciones, sus valores, con la identificación ideológica propia, en mi caso, priorizando la solidaridad para con el otro. Por nuestro presente y por nuestro futuro. Bienvenido sea. ¡Viva la Democracia! 

sábado, 26 de octubre de 2019

¡BASTA DE ESTA MIERDA!

¿Qué carajo le pasa a la especie humana? ¿Vale todo por el poder? ¿Por tener más dinero? ¿Por avasallar para demostrar quién es más fuerte? La reacción popular en Chile, ante el ahogo y la opresión, es el reflejo de lo que las sociedades de muchos países vienen sobrellevando desde hace décadas. Desigualdad, sometimiento y sumisión son apenas algunas de las características que los pueblos toleran sistemáticamente desde hace años. ¿Por qué no se dejan de joder y tratan de hacer una vida mejor? Así no sirve. Así no es. ¡¡¡Basta de esta mierda que estamos viviendo!!!