MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

martes, 7 de septiembre de 2010

¡QUÉ DIFÍCIL ES ESTA PROFESIÓN!

¡Qué difícil es esta profesión! Hablo de la mía... de mi profesión, la del cantante, la del músico, la del compositor, la del autor, la del actor, la del conductor, la del productor, la del director, la del artista... Es difícil, bella, injusta, maravillosa, ingrata, mágica, triste, alegre, cruda, ingenua, fructífera, única... podría continuar mencionando palabras que la sigan definiendo, pero la más presente en mi pensamiento, hoy, es “difícil”.
Todas las actividades, las carreras, los oficios tienen sus bemoles, sus lados buenos y malos, pero la artística se potencia aún más, porque al ser un trabajo de exposición, uno siempre está al descubierto, desprotegido, sin más que su idea, su capacidad (mucha o poca, no importa) sus ganas y su ego, que es el que muchas veces nos traiciona, nos embauca, nos confunde, nos engaña y nos duele. No es fácil para nadie ser maltratado en su ego, pero para el artista, me parece que es mucho peor que para cualquier otra ocupación. Trabajamos dentro del arte, porque en definitiva, en mayor o menor medida, los artistas somos ególatras y es lo primero que se hiere, que se resiente, que se daña, cuando las cosas no salen como se quieren o imaginan. Más allá de esta simple y quizás pasajera reflexión que escribo al respecto, siento la necesidad interior de guardar en este espacio propio, una sensación que me surge de manera espontánea y natural sobre lo dificultoso que es ser artista en la actualidad. Siempre fue complicado, siempre fueron más los sinsabores que los gozos, en todas las épocas; siempre costó llegar al lugar anhelado, ubicarse, posicionarse y triunfar. Siempre fue mucho más trabajoso mantenerse, lograr el respeto de los pares y del público, sostenerse en la carrera a través del tiempo transcurrido, equilibrar la trayectoria con el éxito y el fracaso, en fin... siempre fue difícil ser artista, pero nunca como hoy. Porque este presente que nos toca en suerte en el mundo actual, está trastocado en códigos, méritos y valores. Esto ocurre en todos los órdenes de la vida y lógicamente se transfiere al ámbito artístico.
Hablo del mundo y por supuesto, hablo de nuestro país, Argentina. No voy a mezclar este comentario puntual con lo social, lo educativo y lo estructural porque no quiero desviarme de lo esencial del contenido central de la nota, pero es inevitable ensamblar una cosa con la otra, porque forzosamente van de la mano. Obviamente que este “cambalache” viene desde décadas atrás y no hay mejor ejemplo que la brillante letra de Enrique Santos Discépolo que reza: “cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón... ves llorar la Biblia junto a un calefón... No pienses más; sentate a un lao, que ha nadie importa si naciste honrao... Es lo mismo el que labura noche y día como un buey, que el que vive de los otros, que el que mata, que el que cura, o está fuera de la ley...”.
Hoy da lo mismo actuar bien, mal o no actuar, da lo mismo cantar, afinar, desafinar o ni siquiera entonar, da lo mismo bailar o no bailar, da lo mismo capacitarse o ser un ignorante, da lo mismo tener moral o no tenerla, da lo mismo... ¿da lo mismo?... No, no da lo mismo. No es igual una persona que estudió a otra que no lo hizo, no es igual alguien que intenta superarse con trabajo y esfuerzo a uno que se tira a chanta todo el día, no es igual ser talentoso que oportunista, no es igual respetar y respetarse a no importar nada de nadie... Nos quieren hacer creer que da lo mismo, que es igual, pero no lo es, sin duda alguna que no lo es.
Tengo muchos amigos que son actores, músicos, cantantes, magos, directores, infinidad de conocidos que bailan, escriben, producen, conducen, locutan y sé fehacientemente del esfuerzo, la lucha, la constancia, en muchos casos las privaciones, que les produce seguir con la profesión artística.
En mi caso personal, debo estar agradecido a la vida por haberme brindado la posibilidad de triunfar en mi profesión sin mucho esfuerzo y también de hacerme saber que nada es eterno, que sin empeño, sin tesón, sin trabajo, sin superación, sin temple y sin suerte, es muy ardua la permanencia en el sitio que uno logró en un momento determinado de la carrera.
El otro tema que va emparentado con todo lo mencionado es la capacidad de cada quien por mantener una línea de conducta y pensamiento, sin traicionarse a si mismo, ni mercantilizarse, cediendo ante el mejor postor.
Una discusión recurrente que mantengo con algunos amigos en las reuniones que nos suelen encontrar juntos asiduamente, es la de decidir qué hacer en un supuesto panorama complejo a nivel económico si surgiera alguna posibilidad de trabajar en un proyecto que vaya en contra de los ideales propios. La polémica siempre florece cuando en mi postura idealista quizás, (necia dirán otros, lo admito, puede ser...) resalto enérgicamente que no cedería a mis convicciones morales y profesionales ante una propuesta económica que vaya en contra de lo que pienso y creo, por mejor que sea la oferta. Conozco gente cercana a mí que ha cedido ante el poder del dinero, lo acepto porque cada uno es dueño de hacer lo que quiere con su vida y destino, pero no lo comparto para nada. Gente, inclusive, que respetaba y admiraba profesionalmente, pero que a partir de esa debilidad, dejé de considerar, no por la actitud de aceptar un trabajo (el trabajo honesto siempre es digno) sino por sentirme defraudado al escuchar un discurso determinado y una postura supuestamente concreta y segura, que llegado el momento de la tentación, se desmoronó como un castillo de arena.
Mi integridad y nobleza moral (algunos la pueden denominar estupidez) no la quiebran ni la fama, ni el poder, ni el dinero y no lo digo por soberbio ni nada que se le parezca, porque como he vivido épocas de abundancia, también he tenido de las otras; simplemente me refiero a que la dignidad, mi dignidad, ante mis hijos y ante mí, no tiene un precio material. Por eso remarco la frase con la que empecé esta narración: ¡Qué difícil es esta profesión! Cada vez se hace más complicado mantenerse, sin entrar en el juego mediático, lograr una continuidad de trabajo sin entremezclarse con la chabacanería, la promiscuidad y el “medio pelo”, intentar mantener una línea artística sin rozarse con lo burdo y lo patético. ¿Será cuestión de resistir, de buscar alternativas de autogestión (cada vez más escuetas) o de esperar hasta que aclare? Me pregunto y les pregunto: ¿Aclarará? ¿Cambiará esto? ¿Se modificará en algún momento o no hay retorno de este camino donde predomina el mal gusto, la mediocridad y el “dale, que va”?
Confío en el sentido común de las personas bien intencionadas, que rescatan la seriedad, el trabajo, la coherencia, el estudio, la capacitación, el talento y la educación antes que la plata, la fama, el poder, el raiting y el éxito. Espero no equivocarme, por el bien de nuestros hijos y de las generaciones que vengan y también por nosotros mismos..

20 comentarios:

  1. Orlando, excelente tu pensamiento. Brillante tu escritura. Para serte sincero, no creía que eras tan lúcido e inteligente. El recorrer tu blog y lo que escribís demuestra que sos un tipo noble, luchador y honesto. Te felicito por tu carrera sin bajezas y por sostener tu lugar a pesar de todo.
    Fernando Osorio

    ResponderEliminar
  2. comparto en un 99% tus apreciaciones Orly... es dificil pero que suerte que tenemos de estar en el camino... Esto es un espejo que te muestra como la gran persona que sos... Gran abrazo, master!! Claudio Guitar

    ResponderEliminar
  3. Realmente estoy totalmente de acuerdo con tu pensamiento, siento que el Cambalache, se da en todos los ambitos profesionales de nuestra sociedad, sera por eso que Discepolo aun sigue tan vigente! Se nota que sos una persona sensible y bien plantado en la tierra.Es muy bueno saber que todavia queda lucidez, y gente que la pelea desde su lugar de la mejor manera, con esfuerzo y sin caer en la mediocridad! Un aplauso virtual para vos y para tu equipo!y muchas gracias por dejarme compartir, una reflexion tan verdadera y tan honesta... Fabian Acri

    ResponderEliminar
  4. Chapeaux!
    Cómo siempre Orlando! Un Señor..., un Artista!

    ResponderEliminar
  5. Tano! El sentido comun es, cada vez, el menos comun de los sentidos. Son epocas en donde se nivela para abajo y no creo en esperar a que esto cambie, ni por generacion espontanea ni por conciencia de otros. Creo que los que creemos en la exelencia, en el buen gusto, en la honestidad y en el trabajo tenemos la obligacion de seguir trabajando por ello. Por gente como vos y por nuestros hijos. No aflojemos. Es preferible morir en el intento que morir en la ignorancia.
    Ocky.

    ResponderEliminar
  6. No voy a comentar como anónimo, me parece el anonimato una falta de compromiso, por eso entre otras cosas estamos así. Hay que dar la cara, Gente.¿A qué le tenemos miedo opinando como anónimos?...Orlando me parece brillante tu nota. Pienso igual que vos y trato de educar a mi hijo para que no se contamine con la mediocridad, chabacanería y el medio pelo como bien decís.
    Somos muchos los que queremos que esto cambie y estamos luchando por eso. Tengo fé en que la Balanza en algún momento se equilibre.
    Te felicito.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Fernando, Claudio, Fabián, Paola, Ocky y Bettina. Es muy reconfortante saber que muchos somos los que preferimos mantener en alto nuestros ideales y no ceder ante el subyugante dinero que domina a tantos. No es discurso de pelotudo, es simplemente valorar dos de las mejores cosas que tenemos, nuestra honra y tranquilidad espiritual. Gracias, otra vez.

    ResponderEliminar
  8. Orliiiiii!!!¡¡¡¡Que buenooooo!!!Me reidentifico con todo lo bueno que escribiste!!!Te quieroooo!!!!

    ResponderEliminar
  9. Tanoooo queridooo! Gracias por tu espontáneo comentario. Me pone muy feliz y orgulloso que alguien tan talentoso, con una trayectoria tan grande como la tuya y con la línea de conducta que siempre tuviste en tu profesión de actor, se sienta identificado con mi pensamiento. Gracias por hacérmelo saber. Sabés que yo también te quiero mucho.
    * ( Para aquellos desprevenidos que lean los comentarios, les hago saber que Antonio, El Tano... es el señor Antonio Grimau )

    ResponderEliminar
  10. Flaco, no te conozco personalmente, siempre te escuché por alguna chica que salía conmigo o alguna que estuvo enamorada de vos y me lo decía sin importarle nada. Pero leyendo lo que escribiste me nació dejarte mi felicitación porque no creo que haya muchos que se animen a decir lo que vos decis y como lo decis en un medio tan hipócrita como es el artistico. De corazón, te felicito y te apoyo en todo. Te deseo la mejor de las suertes. Que bueno que haya gente con huevos como vos que se animen a ir en contra de los mediocres que mandan en los medios.
    Mariano Camaño

    ResponderEliminar
  11. Orlando!!!!
    Me uno a tu linea de pensamiento. También decirte que todo este Cambalache, es sin duda, reaponsabilidad de todos. Los que, como bien vos decís, se regalan, se dejan seducir, por convicción o por necesidad. Desde mi punto de vista, Tinelli, ha sido uno de los que llamo responsables de esta decadencia en la moral televisiva, radial, teatral y hasta social. Obvio que no es el único, tanto para arriba suyo (dueños de canales, directores de programación, productores y hasta auspiciantes)como para abajo.
    No creo que cambie y no, por pesimista. Porque ya lo dijiste, lo escribió hace décadas nuestro querido Discépolo.
    Abrazo fuerte y que sigan estas reflexiones compañero chequendengue
    Matias McCluskey

    ResponderEliminar
  12. Por supuesto que coincido con lo que decís Orlando, pero no coincido con Matias, de más está decir que no se trata de una persona ( Tinelli en este caso) opino que Tinelli hace su producto que puede gustar o no, pero los culpabes son los que en lugar de hacer buenos productos solamente se dedican a ahcer una reflexíón del programa de Marcelo. Repito Tinellli tendría que ser una de las opciones en nuestra tele no la única. Tampoco coincido en que no va a cambiar, seria penoso pensar asi y tendriamos que dedicarnos a otra cosa, pero si creo que depende del trabajo y la unión de los artistas.
    Besos..... CLAUDIA JORGE

    ResponderEliminar
  13. Más allá de Tinelli y los puntos de vista, es brillante tu nota Orlando!!! Impresionante la claridad que tenés para describir una situación que estamos viviendo desde hace años porque esto no es de ahora, como bien decís. Yo también espero como vos en un futuro, que se levante la puntería y los que tienen el poder de revertir esta mediocridad lo hagan. Aunque si siguen manejando los medios gente como Adrián Suar, Marisa Badía y Gastón Portal estamos en el horno. Admiro tu posición y tu valentía de hacer público algo que muchos dicen por lo bajo y arrugan cuando llega el momento porque por más necesidad económica que tengan lo peor que hay es ser un traidor de sí mismo. Te felicito y te aplaudo de pie porque sos de los pocos que mantienen su posición aunque esto te cueste caro y quedes marginado de los medios "populares". Es preferible no estar metido dentro de esa basura que vemos todos los días y seguir siendo un artista respetable y digno como vos. Un fuerte abrazo.
    Franco Quesada

    ResponderEliminar
  14. Son bienvenidas todas las opiniones y siempre es bueno poder decir lo que se siente. Gracias Mariano, Matías, Claudia y Franco por brindarme sus coincidencias en cuanto al texto que escribí. Valoro sus puntos de vista, también y celebro que me lo hagan saber. Gracias, de verdad.

    ResponderEliminar
  15. TANO,HEMOS CONVIVIDO CON ESTA LINEA DE PENSAMIENTOS DESDE SIEMPRE.Y COMO SIEMPRE...LLEGAMOS A LA MISMA CONCLUCION,QUE DIFICIL ES NUESTRA PROFECION!!!Y YO QUE TE LLEVO UNA DECADA,PUEDO DAR FE,QUE EN TODAS LAS EPOCAS,HUBO INVENTOS Y PARACAIDISTAS,EN LA MUSICA,LA CANCION,LA ACTUACION,LA DIRECCION,PRODUCCION...ETC,ETC..PERO NUNCA,COMO HOY.PARECIERA QUE SE CONSPIRA CONTRA LOS TALENTOS Y SE ENALTECEN A LOS MEDIOCRES.LA FALTA DE RESPETO A GLORIAS QUE AUN ESTAN VIVAS,Y CON GANAS DE TRABAJAR,POR PARTE DE PRODUCTORCITOS/AS QUE..CLARO...NO TIENEN IDEA,DE CARRERAS NI TRAYECTORIAS...Y EN REUNIONES DE PRODUCCION,CADA DOS MINUTOS PODES ESCUCHAR*QUIEN ES?*...TODO ES VERDADERAMENTE PATETICO..Y CADA VEZ,MAS DIFICIL NUESTRA PROFECION!!!PERO COMO VOS SABES...JAMAS HAY QUE RENDIRSE...MUCHOS QUEDAN EN EL CAMINO PORQUE SIMPLEMENTE SE RINDEN...Y RESPECTO A LOS VALORES...BUENO..UNO ENTIENDE QUE CADA VEZ ES MAS DIFICIL,RECISTIRSE A UNA BUENA PROPUETA ECONOMICA PARA CANTAR *LA CUCARACHA,VERSION CUMBIA UGANDESA?*PERO AHI TE DAS CUENTA DE QUIEN ES QUIEN...QUIEN VIVE COMO QUIERE,Y QUIEN COMO PUEDE..PERO NUNCA RESIGNA SU DIGNIDAD...TANO...COMPARTO CON VOS...QUE DIFICIL ES...NUESTRA PROFECION!!!
    JOSE(SILVESTRE)

    ResponderEliminar
  16. Mi querido Jose; es cierto que a través del tiempo, hemos coincidido siempre en pareceres y pensamientos con referencia a este tema puntual y también es real que nunca como en la actualidad ha sido tan notoria la mediocridad y falta de capacidad de muchos de los que ocupan lugares en el medio. Se suma a esta triste realidad, que, como dice el refrán, la necesidad tiene cara de hereje y otros muchos aceptan y ceden ante propuestas que quizás difieren de lo que piensan, pero en fin... como bien decís, hay que seguir pa´delante y tratar de continuar el camino de la mejor manera posible. Gracias por tu comentario y por tu amistad de tantos años. Mi cariño entrañable y toda la alegría por tu presente profesional. * (Jose es José Luis Rodríguez, conocido popularmente como Silvestre)

    ResponderEliminar
  17. Orlando, comparto en un ciento por ciento lo que has escrito tan inteligentemente. Todo es cierto lo que decís. Es una verdad irrefutable que la mediocridad nos está ocupando todo el espacio de los medios. Hay que ser valiente como vos para ir contra el sistema porque pocos se animan por lo que vos decís: el vil metal. TE felicito sinceramente por tu postura personal, tu decisión profesional y tu lucidez intelectual. Te deseo muchos éxitos y que sigas siendo como sos, varón.
    Eduardo Barrotaveña

    ResponderEliminar
  18. Aplausos para vos Orlando!!! Qué grandes verdades decís en tu nota! Maravilloso! Sos un ser de luz total! Estoy segura que la vida te habrá dado la dicha de ser feliz en tu profesión y en lo personal. Sos un gran artista. Te escucho en tu programa de radio y además de ser un gran conductor con clase, medido y entretenido sos todo una revelación en lo actoral; te felicito por todos los personajes que hacés son maravillosos. Te felicito nuevamente y te deseo toda la armonía del mundo que ya la tenés, pero para que te irradie completamente. Genio!
    Vanesa Campodonico

    ResponderEliminar
  19. adhiero totalmente a las palabras de Claudia!
    Cariños
    Pao

    ResponderEliminar
  20. Les agradezco mucho los elogios y los comentarios, Eduardo, Vanesa y Paola. Son muy afectuosos y considerados para conmigo. Gracias!

    ResponderEliminar

DISCOGRAFÍA