MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

lunes, 26 de enero de 2015

RIQUELME, EL INIGUALABLE

A partir de hoy, el fútbol será un poco menos bonito, menos exquisito, menos elegante, menos placentero, menos delicioso y mucho menos encantador porque Juan Román Riquelme decidió dejar de jugarlo. A partir de hoy, la pelota será un poco menos cuidada, menos primorosa, menos custodiada, menos asistida y mucho menos delicada porque Riquelme ya no la tocará y pateará. A partir de hoy, los hinchas del deporte más popular del mundo seremos menos dichosos, menos afortunados, menos favorecidos, menos venturosos y mucho menos felices porque Román ya no nos deleitará con su juego y calidad. A partir de hoy, los fanáticos de Boca tendremos un enorme vacío emocional, una gran pena afectiva, un hondo pesar anímico y una gigante frustración personal de no volver a verlo jugar con la camiseta azul y amarilla, pisando el ‘patio de su casa’, como le gusta llamar a ‘La Bombonera’, coreando su nombre y disfrutando de su juego, su pausa, su exactitud, su clase, su toque exquisito, sus pases en profundidad, sus cambios de frente, su rapidez cerebral, su impronta envidiable y su inmenso talento natural dentro de una cancha de fútbol. A partir de hoy, ya nada será lo que era indudablemente… porque Román ya no estará para ‘salvarnos’ en cualquier momento del partido, ya no se hará dueño del equipo ni ‘se lo pondrá más al hombro’, ya no acomodará más la pelota para patear un tiro libre, ya no definirá en un segundo una jugada, ya no pateará los penales, ya no nos transmitirá más esa seguridad íntima y oculta que nos daba saber a todos los ‘bosteros’ que lo teníamos a él, que era nuestro, que jugaba para nosotros, que defendía la camiseta como nadie, que la sentía tanto o más que nosotros, que más allá de especulaciones, pareceres e interpretaciones periodísticas, sociales, populares y personales, Román siempre jugó con el corazón de hincha, además del excelso jugador que es. Riquelme es el más grande 10 de la historia de Boca (por sobre Diego Maradona, inclusive, con todo lo que eso significa) porque desde que debutó el 10 de noviembre de 1996 hasta su último partido en el club, el 11 de mayo de 2014, siempre tuvo el plus de ser ‘fana’ de Boca como cualquiera de nosotros, los hinchas, y como casi ningún otro jugador que lo haya acompañado en sus 388 partidos con la camiseta xeneize.
 Posiblemente, de aquí en más, se escribirá mucho sobre su trayectoria, sus logros, su personalidad, su carrera y su significación dentro del mundo del fútbol, probablemente tendrá un importante espacio en diarios, revistas, radios, canales de televisión y portales deportivos en internet que destacarán sus virtudes y defectos, factiblemente, será recordado en los otros tres clubes donde jugó (Barcelona, Villarreal y Argentinos Juniors) como el exquisito jugador que fue, claramente estuvo, está y estará presente en la historia de los distintos  equipos que integró en la Selección Argentina a lo largo de su carrera y sin lugar a dudas, permanecerá latente, intacto e inalterable en las entrañas y el sentimiento de todos los hinchas de Boca por todo lo que nos brindó, nos regaló, nos dedicó, nos ofreció y nos alegró.
¡¡¡Gracias, Román!!! Por todos los títulos, por todas las Copas, por todos los goles, por todas las jugadas, por todas las asistencias de gol, por todos los tiros libres, por toda tu entrega, por toda tu pasión y por todo tu fútbol, extraordinario, sorprendente, asombroso, privilegiado, excepcional, admirable, mágico y magistral.
Hubo muchos jugadores importantes en Boca Juniors, grandes caudillos, magníficos representantes del sentimiento ‘bostero’, sensacionales arqueros, férreos defensores, habilidosos mediocampistas, sublimes goleadores, pero dejando de lado las apreciaciones individuales, de carácter, formas de ser y mayor o menor simpatía personal, ningún otro jugador significó tanto para Boca durante tantos años seguidos como Juan Román Riquelme. Gracias por ser Boca y por ser de Boca.
¡¡¡GRACIAS, ROMÁN!!!

6 comentarios:

  1. va a ser presidente de BOQUITA

    ResponderEliminar
  2. Seguramente, lo será en un futuro, querido Marcelo, pero es inadmisible que Román no se retire con la camiseta de Boca por el impresentable Presidente actual que tenemos. Angelici y toda la Comisión Directiva son los culpables de esta circunstancia y nosotros como hinchas, también deberíamos hacer un "mea culpa" por no haber exigido que nuestro mayor referente en casi 20 años consecutivos de historia, se retirara con nuestra camiseta. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. le queda poco a Angelici, este año tenemos elecciones

    ResponderEliminar
  4. Roberto Villamar Tinajero26 de enero de 2015, 19:21

    SE RETIRA UN GRAN JUGADOR.......GRACIAS JUAN ROMAN POR TANTO TALENTO Y TANTAS ALEGRÍAS QUE NOS DISTE A LOS HINCHAS DE BOCA Y A QUIENES AMAMOS EL FUTBOL.

    ResponderEliminar
  5. El gran Riquelme...deja las canchas como jugador pero pronto estasa dirigiendo a un equipo y llevandolo a la gloria !!!

    ResponderEliminar
  6. Que viva el futbol!!!! Y que sigan anotando mas goles para sus paises!!!! que lindo que disfrutes de este deporte Orlando!! besos y abrazos para ti!!!

    ResponderEliminar

DISCOGRAFÍA