MOTIVO

Espacio dedicado a toda clase de comentario libre y espontáneo, despojado de intereses de cualquier tipo (y mujer)

jueves, 30 de enero de 2014

¡BOSSI, WIRZT Y 'CARNA' HACEN BIG BANG EN UN SHOW ESPECTACULAR!

Anoche asistí a una función especial que se realizó para periodistas e invitados del nuevo espectáculo del talentoso Martín Bossi, “Bossi, Big Bang Show”, que junto a mi querido Manuel Wirzt, Jorge ‘Carna’ Crivelli, cinco coristas y una orquesta de quince músicos, presentan en el teatro Astral de Buenos Aires.
Una vez más, reitero que no soy crítico de nada, ni intento serlo, solo comparto mi opinión como espectador con todos los que, de vez en cuando, se dan una vuelta por aquí para repasar sentimientos, pareceres y sensaciones personales.
Bossi es un gran artista, un actor que sabe explotar de manera soberbia sus aptitudes y capacidad de trabajo en pos del beneficio propio, pero también del público, porque desde que se levanta el telón hasta que se baja, después de un poco más de dos horas y media de excelente entretenimiento, uno percibe su goce, su disfrute y su placer personal por brindarse a la gente de forma rebosante y plena, hecho que la concurrencia agradece y disfruta completamente.
Sus interpretaciones y caracterizaciones de Ray Charles, Louis Armstrong, Frank Sinatra, John Lennon, Joe Cocker, Rod Stewart, Elton John, Michael Jackson, Freddie Mercury y algunos otros cantantes lo muestran una vez más como un excelente histrión, que sabe absorber y representar como pocos la esencia de los artistas que elige encarnar. No estoy descubriendo nada para aquellos que lo vieron en sus anteriores espectáculos, pero sí puedo asegurarles a los que no tuvieron la suerte de hacerlo aún, que Martín es un extraordinario observador y un magnífico ejecutor artístico.
No quiero ser meloso en el comentario, ni adulador desmesurado de las habilidades que Bossi detenta en escena, pero sí quiero destacar la admiración que provoca verlo desdoblarse en cuestión de segundos por momentos y a lo sumo, en un par de minutos, en otros, cuando cambia de personaje y se transforma mágicamente en voz y presencia física.
La Big Band, orquesta integrada por quince exquisitos músicos y cinco bellas coristas, que sobresalen no solo en lo vocal sino también en lo físico, lo acompañan consistentemente y le dan el marco necesario a nivel armónico, melodioso y rítmico en los variados segmentos donde participan brillantemente conducidos por mi amigo del alma, Manuel Wirzt, que además de ser el verdadero director musical del espectáculo, lo personifica actoralmente, en una participación especial, envuelto en un característico frac de gala que le sirve como armadura para divertir y entretener a los asistentes en varios pasajes del show. Además, Manuel, canta uno de sus éxitos “Donde quiera que estés”, se anima a una interpretación en perfecto italiano y desarrolla una parodia sobre algunos films muy graciosa y ocurrente, que lo presenta de modo cabal como el multifacético artista que es.
Bossi también conversa con los maravillados espectadores y bajo su carisma e ingenio (los textos le pertenecen), acaricia algunos resortes emotivos del pasado, que llegan directos al corazón de los que ya hemos cumplido treinta años para arriba. Justamente, la emoción y la sensibilidad se acrecientan cuando les toca el turno a los “Capo cómicos” que Martín eligió homenajear: desde el ingenuo y querible Pepe Biondi en un video compartido con Garciela Borges y su nietita, pasando por el recordado y analítico Tato Bores con uno de sus brillantes monólogos hasta el inolvidable e inmortal Alberto Olmedo junto al eficaz e imborrable Javier Portales, personificado en forma inigualable por Jorge Crivelli, el popular ‘Carna’, que produjo en mí una sensación única, nunca antes experimentada, de creer ver en escena alguien que ya no está físicamente, pero que parece haber vuelto a la vida durante el tiempo que dura el sketch. Debo hacer una mención especial a la interpretación del querido ‘Carna’, porque es verdaderamente impresionante su parecido, que se asemeja a un clon, y a su rol actoral, que revive movimientos, posturas y tonos de voz casi exactos al fraternal compañero del entrañable ‘Negro’ Olmedo.

Los que asistimos anoche a la función, tuvimos algunos ‘regalos’ extra que pudimos disfrutar como la presencia de Adriana Brodsky, emblemática ‘chica Olmedo’ que todos recuerdan como ‘la 'bebota' del Manosanta’ y que ‘Borges y Álvarez’ hicieron subir con ellos para participar de la soberbia evocación que componen y el fantástico momento que la impronta de Bossi creó cuando en el repaso musical de las distintas décadas, haciendo mención de la desaparecida tanda de “lentos” (que los más jóvenes casi desconocen), hizo bajar la característica bola de espejos y levantar al público de sus butacas para que todos los que estábamos acompañados, bailáramos una balada de Roxette aferrados a nuestra pareja; allí, por un par de minutos, pudimos revivir una época ya extinguida en las actuales fiestas y reuniones sociales, estableciendo un instante tan tierno como susceptible al corazón.
Cerrando mi comentario sobre este glamoroso, impactante y exquisito show teatral, hago referencia al mensaje que rescata Martín Bossi tras su máscara de colosal cómico e imitador, dejando una reflexión subliminal sobre los códigos y valores perdidos de nuestra sociedad actual, que coincidentemente concuerda con la nota que escribí hace unos días aquí, que titulé “Mediocridad cada vez más mediocre”.
La cuidada producción general de Diego Djeredjian, asociado a Jonatan Kassir, bien ejecutada por Sol Fariña más el correcto desempeño en la dirección de Emilio Tamer, se suman a un estupendo trabajo de Pablo Vaiana en iluminación y Juan Bar y Matías Fernández en sonido, operado por Gustavo Ledesma y Roberto Reyna, junto a la coreografía de Alejandro Lavallén, el vestuario de Romina Mengarelli, las caracterizaciones y maquillaje de Elena Sapino, las máscaras y prótesis de Vanesa Giordano y la escenografía de Daniel Feijóo. Soy consciente del largo listado de colaboradores que participan en el espectáculo, pero me parece considerado mencionarlos a todos, como reconocimiento a la buena labor de cada uno de ellos: Nelson Gesualdi (arreglos/piano), Francisco Cordima (teclado), Julián Santagada (guitarra), Pablo Giménez (bajo), Juan Cordima (batería), Cristian Torres (saxo), Mauro Bianchinelli (saxo), Iván Barrios (trombón), Nahuel Aschei (trompeta), Alejandro Becerra (violoncello), Pablo Raffo (viola), Catriel Galván (violín), Nicolás Fridman (violín), Gabriela Laguzzi (coros/coach vocal), Paula Tapia (coros), Lila Frascara (coros), Sonia Savinell (coros), Mariana Bugallo (actriz/coros), Christian Petrone (asistente de dirección), Andrea Czarnick (stage manager), Gabriel Martínez López (asesor de magia), Mike Sosa (coach de baile Michael Jackson), Ary Hovassapian (asistente de producción), Victoria Acilu (asistente de producción), Antonella Campaniello (asistente coreográfica), Mariana Laspiur (pelucas), Mariana Del Valle Zabala (vestidora), Melanie Hovassapian (vestidora), Umay Elías (asistente personal de dirección), Camila Torres (asistente de vestuario general), Javier Laureiro (realizador de vestuario), Juleta Tomaselli (asistente de realización de vestuario), Nena López (asistente de realización de vestuario), Raquel Ibarra (asistente de realización de vestuario), Enrique Betancourt (realización de vestuario de Martín Bossi), Rodrigo Para Pana (peluquería y peinados de Martín Bossi), Diego Roselli (pelucas y postizos para el staff), Sergio y Julio Pascoli (realizadores de la Rocola), Javier Grillo (puestista de Leds en iluminación), Andrés Peña (microfonista), Pablo Suárez (utilero), Gerardo Márquez (utilero), Luis Medina (acomodador), Carlos Fernández (acomodador), Víctor Cabello Rivera (acomodador), Juan Carlos Hougan (maquinista), Walter Costa (maquinista), Baldomero Gómez (en boletería), Alicia Mistral (en boletería), Evelia Quintero (en boletería), Cristian Viñals (en boletería) y Alejandro Veroutis (responsable de la prensa y difusión del espectáculo). 
Celebro este show, ensalzo su mensaje, festejo sus creaciones, admiro su talento y aplaudo fervientemente el arte evidenciado por todos los que integran “Bossi, Big Bang Show”.

13 comentarios:

  1. Rominita Ramos Rivera31 de enero de 2014, 9:58

    La verdad que cada vez que leo lo que escribís me emociona! Esta vez me hiciste sentir que estuve ahí! Gracias Orlando Netti

    ResponderEliminar
  2. Queee lindo Orlando que una amistad como la de ustedes se mantenga durante tantos años!!!! Esos son los verdaderos amigos!!! Beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Que lindo todo lo que escribiste Orlando. Siento que con este espectáculo, todos se superaron. La magia que despliegan en el escenario tiene un equilibrio que pocas veces se logra en un show. Y si, el ultimo tramo del show con Olmedo y Portales, es sublime, emociona de forma increíble. Besos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Alejandra Fernandez31 de enero de 2014, 13:44

    lindo que sos

    ResponderEliminar
  5. hermosos los tres !!!!! los amooooo.........

    ResponderEliminar
  6. Deynagh Mc Donnell31 de enero de 2014, 23:24

    GENIO TOTAL

    ResponderEliminar
  7. SON GENIOS TODOS...REALMENTE...BUENA IDEA, BUENA PRODUCCIÓN Y PERFECTA COREOGRAFÍA.

    ResponderEliminar
  8. Hermosa descripción hecha por Orlando, palabras muy emotivas que pintan al show como una obra digna de ver y disfrutar como todas las propuestas que uds presentan, ÉXITOSSSS!!!

    ResponderEliminar
  9. Tengo q ir a verlos en este espectaculo, geniod

    ResponderEliminar
  10. Excelente Manuel!!! Sos y seguirás siendo un verdadero Grande!!! No sos un improvisado con suerte tocado por la varita ,vos sos un actor verdadero de esos que se hicieron a fuego lento y tu humildad, sencillez,no es pre fabricada, sos genuino!!! Maestro brillás desde lo simple, sin mascaras ni perlucas ni falsas sonrisas !!!!!

    ResponderEliminar
  11. Norma Graciela Malerbi3 de febrero de 2014, 22:23

    BESOSSSS GENIOSSSSS

    ResponderEliminar
  12. Estuve dos veces viendo el espectáculo e iría otra vez, nunca es igual.
    Es un show con talento risa, emoción y mensajes para llevarnos a casa!
    Martin tiene momentos de improvisación increíbles. Anoche una niña de la platea le gritaba que se levantara y él le contestaba que se callara que tenia que dormir, con mucho humor. La niña insistía y Martín la llamó hasta el escenario, le cantó canciones del sapo Pepe. El papá agachado esperándola en el pasillo lloraba de emoción. Es lo mejor de este momento. El nuevo capocómico argentino ya está en la Avda. Corrientes

    ResponderEliminar
  13. Y agrego que Manuel y Carna estan impagables.
    El resto de los artistas que componen el show no puden ser mejores.
    Gracias a todos por el momento que reconforta al verlos
    Aplausos de pie obviamente

    ResponderEliminar

DISCOGRAFÍA